Una de las aficiones que prácticamente la totalidad de nosotros compartimos es que nos encanta picar entre horas. Nos gusta tomar un aperitivo antes de comer, antes de la cena… y muchas veces no somos conscientes de que eso puede suponer un problema para nuestra salud.

Lo ideal para llevar un estilo de vida saludable es que nuestro cuerpo tenga unos horarios de comidas que se cumplan a rajatabla. El problema es que, en innumerables ocasiones, debido al ritmo de vida que llevamos nos es prácticamente imposible cumplirlo. Por eso tendemos a picar entre horas con más facilidad.

Si picamos entre horas, nuestro organismo que debería estar acostumbrado a trabajar durante ciertas horas del día, se desorganizará por completo. No es lo mismo hacer dos o tres digestiones al día que hacer dos y otras dos a medias por la gracia del picoteo.

Si quieres llevar un estilo de vida saludable, olvídate del picoteo y plantéate hacer cinco comidas al día sin permitirte el lujo de picar entre horas. Es probable que te cueste cambiar tus hábitos, pero no tardarás mucho en ver los efectos positivos que esto tiene en tu salud. Te encontrarás mucho más vital y activo que antes.