Cuando alguien se interesa por los temas nutricionales es muy común ver qué nutrientes nos aportan cada uno de los tipos de alimentos que existen. En el caso de los frutos secos, si echamos un vistazo a la mayoría de dietas, las hay que lo recomiendan y en otras, en cambio, en las que está terminantemente prohibido consumirlos. Lo cierto es que los frutos secos pueden aportar a nuestro cuerpo una clase de nutrientes que pocos alimentos pueden.

Los frutos secos aportan a nuestro organismo bastante calorías, por lo que puede que este sea uno de los motivos por los que se eliminan de algunas dietas para perder peso de manera rápida y efectiva. Pero es conveniente aclarar que los frutos secos en sí mismos no provocan sobrepeso, ni obesidad, ni tampoco intervienen de manera negativa en la acumulación de grasa en nuestro organismo. No se ha podido comprobar que tomar este tipo de alimento que tan recurrentes son en muchos aperitivos influyan de manera directa y negativamente en el aumento de grasa corporal, por lo que, eso sí, consumiéndolos con moderación es muy probable que sólo aporten beneficios a nuestro organismo. Como se suele decir, ni lo bueno es tan bueno ni lo malo es tan malo.