Los supermercados se están quejando de que son muchas las personas las que empiezan a sustraer pequeñas cosas hasta que llegan a considerarse como faltas económicas bastante importantes que desestabilizan por completo los inventarios. Por ello, invierten mucho en sistemas de seguridad que no siempre son lo suficientemente efectivos. De hecho, hace poco se lanzó al mercado un dispositivo que habían ideado
Cerrajero Madrid 24 horas
Mejores cerrajeros en Barcelona
Cerrajero en Zaragoza
Cerrajeros de Madrid

a través de los cuales se otorgaba a los clientes una pequeña llave fabricada con materiales de muy baja calidad para no incrementar el coste que abría una pequeña cerradura que estaba incluida en las propias bolsas de patatas. Ahora bien, esto revolucionaba por completo este mundo ya que no se utilizaría el típico plástico (sería absurdo ya que no importaría que hubiera o no una cerradura ya que en cualquier caso se podría abrir sin problema). Se utilizaría un plástico muy especial que costaría mucho de abrir y que la única forma rápida sería utilizando la llave que ya hemos comentado.

Desgraciadamente, aunque este sistema se comercializaba como una de las últimas novedades de este siglo, lo cierto es que debido a lo caro que sería implantar el sistema en todas las bolsas de patata, quedó finalmente descartado. Lo que se está haciendo es la instalación de alarmas adhesivas: cada una de estas alarmas tiene un coste que oscila entre los 0,05 y los 0,10 céntimos; de esta manera, no incrementa demasiado el coste y se puede estar seguro de que los robos se disminuirán. El objetivo es colocar estas alarmas en lugares donde no se puedan llegar a ver. De esta manera, en cuanto el cliente salga por la puerta y haya robado algo, será fácilmente de detectar.