Recientemente hemos recibido una crítica bastante negativa sobre que nuestros aperitivos no son buenos para la salud. Al parecer, un grupo de científicos ha estado examinando los ingredientes que utilizamos en ellos y han determinado que no son saludables.

Esto, en un principio, nos desconcertó porque nosotros trabajamos con los mejores profesionales quienes se encargan de descartar cualquier elemento que no pueda ser recomendado para el consumo.

Mandamos a un grupo de profesionales a investigar el origen de este estudio y entonces fue cuando entendimos la verdad. Al parecer, estos resultados habían sido lanzados al mercado por una empresa de nuestra competencia que sólo tenía en mente el objetivo de desprestigiarnos.

En el momento en el que nos dimos cuenta también averiguamos algunas maneras para conseguir sacar los verdaderos datos a la luz. Iniciamos una campaña de “lavado de cara” para volver a elevar a los índices de confianza en los que estaba en el pasado.

Hemos demandado a la empresa que se encargó de confeccionar este estudio manipulado ya hemos recibido una cuantiosa indemnización como compensación. Se lo pensarán dos veces antes de volver hacerlo.